Sidebar

16
Fri, Nov

Concientizar sobre el Síndrome de Tourette

Columnas

Por Patricio Rosas

Médico y Diputado de Los Ríos

¿Cuántas veces habrá visto o le habrán comentado del video del Súper Taldo? Aquella filmación de antaño que se hizo popular en Internet que mostraba a una persona decir groserías y realizar tics motores como fónicos fuera de lo normal. Lamentablemente aquel recordado video, es el fiel ejemplo de la caricatura más burda que  puede enfrentar todo niño en nuestro país que diariamente tienen que convivir con dicho trastorno, y que lamentablemente no están integrados en nuestra sociedad, específicamente por la falta de conciencia que existe frente al síndrome de Tourette, un trastorno neurológico que se manifiesta primero en la infancia o en la adolescencia, antes de los 18 años.

Si bien se desconoce la cifra en Chile de personas afectadas por esta patología, la reciente aprobación en la Comisión de Salud  del Congreso por nueve votos a favor del  Proyecto de Ley que declara el 7 de junio de cada año como el Día Nacional de la Concientización del Síndrome de Tourette, nos permite  visualizar este trastorno que es muchas veces ignorada por todos nosotros y de la misma forma ponernos al día como país, ya que este trastorno neuropsiquiátrico requiere la atención de un neurólogo, de un psiquiatra y de un psicólogo como mínimo esfuerzo.  

Aun  así,  hay gente que, en forma errónea, cree que esto es psicológico, o que no es una enfermedad realmente. Lo que importa tras este Proyecto de Ley  es generar un cambio cultural con respecto a las personas con Síndrome de Tourette y sus familias, como también por los derechos básicos a la educación y salud, ya que son especialmente los niños los que son rechazados, no sólo por otros niños o compañeros de curso, sino que también por otros padres  y hasta en algunos casos profesores que ven en estos casos un problema serio en la sala de clases.

El Síndrome de Tourette no tiene cura, pero sus manifestaciones se pueden controlar con medicación. En quienes no quieren recibir fármacos, se puede recurrir a tratamientos cognitivos conductuales, como la reversión del hábito, terapia en la que se le enseña al paciente a reconocer manifestaciones que aparecen inmediatamente antes del tic y que lo urgen a realizarlo para aliviarlas.  Las cuales deben hacerse con terapeutas capacitados y requiere de compromiso por parte del paciente y la familia. Terapias por lo demás que poseen un  alto costo que el estado de Chile aun no contempla.

Por eso  es que debemos avanzar como sociedad, en poder enseñar a nuestros cercanos acerca de cómo nosotros mejoramos la calidad de vida de quienes padecen este síndrome como a sus familias, es fundamental en un país como el nuestro que día a día avanza, y que integra a todos los sectores de la sociedad como actores importantes en la educación y respeto de nuestros pares con una plena inclusión social.